"¿Por qué pasó lo que pasó en La Cueva y La Perla? ... Fijate: un tipo de clase media alta como Moris;
un tipo de clase media de barrio como Javier Martínez; un tipo de clase bohemia con padres músicos como Litto;
un tipo de clase baja, cabecita negra, de calle de Tierra como Tanguito; y un vagabundo sin clase como Miguel Abuelo.
La riqueza de ese intercambio en esas mesas de La Perla, entre pibes de 20 años, fue lo que hizo que ese grupo diera origen al rock nacional" (Pipo Lernoud)

jueves, 24 de diciembre de 2015

NEBBIA, Litto: Yo no permito


Yo sé que no puedo morir por ahora
y la razón es que ando muy ocupado. 
Pero suceden cosas diariamente 
que intentan liquidar mis sentimientos
y yo no hago caso. 

Yo no permito que me impidan seguir, 
yo los invito a que me vean seguir. 
Y si lo intento es porque estoy convencido 
que para lograr algo hay que insistir. 

Me encontré ayer con un pibe de quince, 
me preguntó que cómo había hecho. 
Yo no quise aburrirlo con mi rollo, 
de que aún sigo intentando
y pensé que era mejor decir:

Yo no permito que me impidan seguir, 
yo los invito a que me vean seguir. 
Y si lo intento es porque estoy convencido 
que para lograr algo hay que insistir. 

Por eso si mañana comprás el diario
y leés de nuevo que todo anda mal
y en el trabajo te dicen que no vuelvas, 
buscá una mano amiga, madurá tu paciencia, 
alimentá tu fuerza, de qué sirve que te anules, 
piensa en otras direcciones que a lo mejor de esta salimos
y ya no tendrás que decir:

Yo no permito que me impidan seguir, 
yo los invito a que me vean seguir. 
Y si lo intento es porque estoy convencido 
que para lograr algo hay que insistir. 

Litto Nebbia
(interpretada con el Cuarteto Supay)


martes, 15 de diciembre de 2015

SERÚ GIRÁN: La grasa de las capitales



¿Qué importan ya tus ideales, 
qué importa tu canción? 
La grasa de las capitales 
cubre tu corazón...

¿Por qué tenés que llorar, 
es que hay otro en tu lugar que dice: 
"Vamos, vamos, la fama, 
la oportunidad está aquí".
Lo mismo me pasó a mí:
lo tienes todo y no hay nada. 

A buscar el pan y el vino 
ya fui muchas veces;
a sembrar ese camino 
que nunca florece.
¡No transés más!
 
Con la cantina y  con la cantora,
con la televisión gastadora, 
con esas chicas bien decoradas, 
con esas viejas todas quemadas,
gente re-vista, gente careta, 
¡la grasa inmunda cual fugazzetta! 

¡No se banca más! 
La grasa de las capitales no se banca más...



Charly García: teclados y voz
David Lebón: guitarra y voz
Oscar Moro: batería


domingo, 6 de diciembre de 2015

LEÓN GIECO: Déjame que te sienta


de "León Gieco" (1973)

Déjame que descanse en tus pensamientos libres.
Déjame que recorra las flores de tu tierra virgen. 
Déjame que te sienta de algodón y de sol. 

Déjame que abra tu piel cerrada de hierbas frescas.
Déjame que recorra tus pechos de frutas maduras. 
Déjame que te sienta de algodón y de sol.

Déjame que sienta tu licor de flores blancas.
Déjame que recorra tu vientre de abejas mansas. 
Déjame que te sienta de algodón y de sol.




sábado, 5 de diciembre de 2015

LAS PELOTAS: Si supieras



Si supiera a dónde ir
intentaría fugarme solo
para poder seguir,
llegar hasta la cima de todo,
sentirse vivo,
llegar hasta la inmensidad
para sentirse vivo.

Me estoy mirando en un espejo
en un mueble tan viejo
como la soledad.
Veo mi calle, los ruidos, los autos
llevándose a gente a trabajar,
a trabajar...

Si supiera adonde ir
intentaría fugarme solo
para poder seguir...


Alejandro Gómez: trompeta, trombón, percusión y coros
Gabriela Martínez: bajo y coros
Germán Daffunchio: guitarra y voz
Gustavo Jove: batería
Sebastián Schachtel: teclados
Tomás Sussmann: guitarra y coros

Ex integrantes:
Alejandro Sokol: voz y guitarra
Gillespi: trompeta


domingo, 29 de noviembre de 2015

LOS REDONDITOS DE RICOTA: Vencedores vencidos



Y ahora tiro yo porque me toca
en este tiempo de plumaje blanco.
Un mudo con tu voz y un ciego como yo,
¡vencedores vencidos!

¡Te has fugado!
¡Me hago humo!
¡Den la alarma!
Ensayo general para la farsa actual,
teatro antidisturbios.

Se rompe loca mi anatomía
con el humor de los sobrevivientes
de un mudo con tu voz, de un ciego como yo,
¡vencedores vencidos!

Leyendo diarios en un baño turco,
empañando Ray-Ban's, mascando un hueso,
tu perro, un perro cruel
con la costumbre de no contentarse con los restos.
Ovejero que descansa en manto negro.
Ensayo general para la farsa actual,
teatro antidisturbios.

En este rollo de monos de polvo
hemos perdido el rastro unos minutos,
un par de monos más, unos terrícolas,
¡vencedores vencidos!

¡Buena Suerte! ¡Y más que suerte! (sin alarma...)
Me voy corriendo a ver qué escribe en mi pared
la tribu de mi calle.

Y ahora tiro yo porque me toca
en este tiempo de plumaje blanco.
De mudo con tu voz y de un ciego como yo,
¡vencedores vencidos!

Buena Suerte! Y más que suerte! (sin alarma...)
Me voy corriendo a ver qué escribe en mi pared
la tribu de tu calle.

La banda de mi calle...


Piojo Abalos: batería
Walter Sidotti: batería


LA MOSCA: Yo te quiero dar



Todos los días "güeveando" en esa esquina,
tomando porquerías para sentirte bien.
Las alegrías que alguna vez tuviste
se fueron por el caño y nadie te avivó.
Tan solo ella te vuela la cabeza,
te vuelca la cerveza, y te cura el corazón.
Con ese humo, ese maldito humo,
transforma en esperanza tu desesperación 

Por eso yo te quiero dar algo de corazón,
iremos a festejar hasta que el mundo se abra en dos. 

Todas las noches, casi todas las noches,
pensás que a la mañana todo estará mejor.
Pero la vida te trata como el culo,
sabés que no hay futuro, solo hay tiempo que perder...
Habrá que ir juntando pedacitos,
armando despacito un sueño pa`soñar.
Las primaveras serán para cualquiera
y pobre del que quiera robarnos la ilusión.


Adrián Cionco: bajo
Fernando Castro: batería y percusión
Guillermo Novellis: voz y guitarra
Julio Clark: saxo tenor
Machi Borean: teclados, coros y percusión
Marcelo Lutri: trombón
Mariano Balcarce: percusión y coros
Pablo "Chivia" Tisera: trompeta
Raúl Mendoza: trompeta, coros y percusión
Wálter Cortagerena: guitarras, voz y coros


domingo, 22 de noviembre de 2015

SPINETTA, Luis Alberto: La búsqueda de la estrella



Las escaleras bajo sin mirar,
mi mente entonces quiere quedarse en las desgracias.
¿Qué hiciste entonces cuando todo estaba?
Esta ciudad solo muestra el sol en las ventanas.

La memoria me resulta complicada,
no me acuerdo ni de las cosas que leí.
Por favor, tu mano alada,
toda la música que cuelga suena por ti.

Después de todo tú eres la única muralla,
si no te saltas nunca darás un solo paso...

¿Te parece?...

(1950/2012)

PÁEZ, Fito: 11 y 6


de "Giros" (1985)

En un café se vieron por casualidad
cansados en el alma de tanto andar,
ella tenía un clavel en la mano. 
Él se acercó y le preguntó si andaba bien
llegaba a la ventana en puntas de pie
y la llevó a caminar por Corrientes. 

Miren todos, ellos solos
pueden más que el amor
y son más fuertes que el Olimpo. 
Se escondieron en el centro
y en el baño de un bar sellaron todo con un beso. 

Durante un mes vendieron rosas en "La Paz",
presiento que no importaba nada más,
y entre los dos juntaban algo. 

No sé por qué pero jamás los volví a ver,
él carga con 11 y ella con 6
y si reía, él le daba la luna. 

Miren todos, ellos solos
pueden más que el amor
y son más fuertes que el Olimpo. 
Se escondieron en el centro
y en el baño de un bar sellaron todo con un beso.

(Rosario, 1963)


miércoles, 4 de noviembre de 2015

VIVENCIA: El amor que me faltaba



¿Cómo gritarle a la gente
para que escuche quién soy?
¿Cómo expresar mis ideas
entre la gran confusión? 

Tengo los cinco sentidos
abiertos para el amor;
tengo confianza en mí mismo,
me doy sin ningún temor. 

Hay una crisis humana
que se llama soledad,
pero si nos sinceramos
ella tendrá que emigrar. 

En mi cuarto ya no existen las heridas,
se marcharon con los golpes de la vida.
Hoy ya nadie me molesta, ni critica ni protesta:
no estoy solo. 

A mi cuarto he regresado esta mañana
de la mano del amor que me faltaba.
Con el sol en mi ventana, recostándose en mi cama.

No estoy solo: ella duerme acurrucada.


Eduardo Fazio: guitarra y voz
Héctor Ayala: guitarra y voz



martes, 20 de octubre de 2015

PESCADO RABIOSO: Blues de Cris



Cansado de gritar por Cris,
mi mente está colgada como un árbol.

Cansado de luchar por mí,
atado a mi destino
al borde del camino volveré.



Y si la ves pasar y no habla,

es porque sabe que
atado a mi destino
sus ojos al final olvidaré.

Cansado de gritar por Cris,
mi mente está colgada como un árbol.
Cansado de luchar por mí,
atado a mi destino
al borde del camino volveré.

Y si la ves pasar y no habla,
es porque sabe que
atado a mi destino, sus ojos al final olvidaré.
Zumbando en mi caverna gris,
la voz de Cris me llega y no cesa.
Oh, zumbando en mi caverna gris,
atado a mi destino,
al borde del camino volveré.

martes, 6 de octubre de 2015

SERÚ GIRÁN: Perro andaluz



Hablamos al pasar
acerca de alguien que conozco bien. 
Me dejo atravesar,
soy como un túnel donde pasa el tren. 

Te hacés mi amiga 
si estás conmigo
pero cuando estás con otro
me deshacés, siempre.

Te encanta caretear, 
ser aceptada donde te odian más. 
Velocidad mental, 
estratagemas y saber actuar.

Quién más, quién menos 
conoce en juego.
Si así es como nos tratamos,
esto va mal, ¡muy mal! 

Soy un tonto en seguirte 
como un perro andaluz,
pero mi amor se acabará alguno de estos días...
alguna de estas noches...



Charly García: teclados y voz
David Lebón: guitarra y voz
Oscar Moro: batería


lunes, 28 de septiembre de 2015

JORGE PISTOCCHI


"El rock se nutrió de la poesía, intercambió distintas experiencias y recuperó la cultura oral y los intercambios personales. En ese sentido el rock permitió un encuentro, sobre todo porque tenía componentes profundamente humanos e instintivos..."

(Jorge Pistocchi, Bs. As., 1940/2015)



viernes, 11 de septiembre de 2015

MORIS: De nada sirve


De "30 minutos de vida" (1970)


De nada sirve escaparse de uno mismo...
Veinte horas al cine pueden ir y fumar hasta morir, con mil mujeres pueden salir, a los amigos los pueden llamar.
De nada sirve escaparse de uno mismo...
No se dan cuenta que de nada sirve tocar la batería, seguir la acería, no, de nada sirve...
Y veinte horas al cine puedes venir y fumar hasta morir, con mil mujeres pueden salir...
De nada sirve escaparse de uno mismo...
¿De qué les sirven las heladeras y lavarropas, televisores y coches nuevos y relaciones y amistades y posiciones, si están podridos y aburridos de este mundo que está podrido?
No, de nada sirve...
Los que van a la oficina dicen que todo sirve; los que van al puerto les duele las espaldas; los que hacen música creen que es lo más importante... Nada sirve si uno lo usa para la soledad interna que siempre los corre... 
Cuando están solos, están bien solitos, ya no hay guitarritas ni amplificadores, están solos en la cama y empiezan a mirar el techo y en el techo no hay nada, hay solamente un techo.
¿Qué pueden hacer? Es muy tarde, son las tres de la mañana. Los bares están cerrados, las mujeres duermen, los cines también están cerrados, la guitarra no se puede tocar sino el vecino se va a despertar. ¿Qué puedo hacer? Estoy solo, qué aburrido, no sé qué hacer, qué es mi vida, qué es este mundo, qué soy yo, ¡me voy a volver loco! No sé qué hacer...
En ese momentito se dan cuenta que todo es una estupidez, cuando van de veraneo y bailan yeah, con sus movimientos centroamericanos, sensualidad fabricada, tratan de levantar mujeres... Pero están vacíos y están muy podridos.
Volvemos a la cama, que es un gran lugar para dormir o también para fifar. Y cuando lo consiguen -en este mundo es difícil- está reglamentado. Muerdan la almohada de desesperación, no saben qué hacer con sus vidas, ya todo fracasó: han masticado chicles, han comido chocolates, han leído Radiolandia, han llamado a sus amigos, han salido con mil mujeres, han grabado treinta mil discos, han sido famosos, han firmado autógrafos, han comido hasta reventar, han fumado hasta acabar y ¿qué queda? No queda, no queda, nada queda...
Hay una cosa que sirve a esta humanidad y es darse cuenta que nada sirve si uno lo usa para escaparse de uno mismo.
Amigo, te doy un consejo, aunque yo consejos no doy: trata de hacer la prueba de parar las maquinitas que llevas dentro de ti y fijarte qué es lo que pasa cuando te agarra la soledad y te agarra el hastío.
No escuches discos de Bob Dylan o de Los Beatles, de Los Rolling Stone o de Mick Jaegger. Mucho silencio, mucho pensar, mucho meditar, nada de evasión y pensar qué es lo que pasa conmigo.
Yo soy inteligente, también soy intelectual, soy bastante inteligente pero estoy muy aburrido y estoy solo, muy aburrido. ¿Qué es lo que pasa conmigo? Yo no me lo puedo explicar. Por favor que alguien me lo diga. No puedo salir de mí, estoy muy encerrado en mi prisión de carne y hueso. No puedo salir, me voy a morir dentro de mí. Antes de morir yo quiero salir, ver las estrellas, el mar, me quiero ahogar y quiero salir de mí, por favor. Me quiero ir y quiero vivir por favor de mí, no quiero evasión y quiero vivir.
¿Qué puedo hacer?
No hay nada que hacer. Tenés que vivir, tenés que sufrir, tenés que sentir, tenés que amar, te tenés que arriesgar, te tenés que jugar, no podés tener seguridad, no podés tener ninguna propiedad. Tenés que jugarte, tenés que salir a que te rompan la cara, que te maten que te pisen. Tenés que querer a cualquiera, tenés que odiar a cualquiera.
¿Qué puedo hacer? Estoy solo y todos pasan a mi lado. Nadie me mira o si me miran es para encerrarme, y estoy muy encerrado.
De nada sirve escaparse de uno mismo...

(Mauricio Biravent, 1942)




martes, 18 de agosto de 2015

NARVAJA, Roque: Consagración


de "Chimango" (1974)

Soñé que desenterrábamos la piel del tiempo
oculta como una tela tapada por tapiceros.
¡Qué tiempo más justiciero para restaurar asientos
sabiendo que fue su dueño quien lo tapizó primero!

Las fotos de lo pasado como recuerdos,
volvieron a mi memoria sabores de tiempos viejos,
y un trueno ronco y supremo desenmascaró el silencio,
ocultos tras la mentira dieciocho años piden ver cielo.

No hay mal que por bien no venga, dice mi abuelo,
al tiempo que tras su espalda desfilan los granaderos.
Edades dobles del miedo nuestros días pasajeros,
prohibidos y clandestinos son puñales orilleros.

Los día del Juan Cualquiera llegan al cielo
los dioses que lo protegen lo guían en su sendero,
y se destruyen los templos donde moran los enfermos,
altivos y autoritarios se creen dueños del Supremo.

Consagro y consagro sueños aquí en el suelo,
pretendo tomar altura subido a mis pensamientos,
llegar arriba hecho verso a besar el firmamento.
cumpliendo con mi misión ya podré vaciar mi pecho.

(Córdoba, 1951)




martes, 11 de agosto de 2015

BAGLIETTO, Juan Carlos: Dios y el Diablo en el taller




Dios y el diablo van susurrando cosas a mi espalda.
La virgen en camisón se pasea y del lado de la fábrica
suena un motor.

Sus bicicletas húmedas descansan en el pasillo,
el invierno vino colorado pero esta vez no hay vino
para los dos.

Son dos desocupados más, lo justo se hizo moda
y el verso casi un verso de verdad
y el trabajo una zona que no está.

Aburridos jugadores con los naipes
marcados siempre en el siete:
La radio que habla sola y que trasmite el empate
de Ferro y de Platense: cero a cero.

Se prohíbe hablar del mundo en esas salas.
Dios y el Diablo van remendando madrugadas
y no entienden nada.

La virgen como mujer los engaña, los consuela
y les dice que a la vuelta siempre hay que pagar.
Muchachos, hay que comer, salgan para el taller.

El Diablo que se aburre, que hace sebo,
que va al baño y fuma un caño.
Dios, buen operario, cuida el puesto
y entre dientes silba un tango que habla de él.
.
"Vamos donde hay sol".
El Diablo que conoce mil lugares
donde hay minas y algo como amor.
Dios le dice: "Hay que aguantar"
a mí con la hora extra ya me alcanza para hacerme
un viaje a pie a Luján.

Y cerca de las seis el pito que resuena en el tinglado
entristece mucho más.
(Letra: Adrián Abonizio)


sábado, 8 de agosto de 2015

GIECO, León: Mil gaviotas están muertas



Algunos tienen el sol
pero se queman por estar cerca.
A otros los ataja el acero.

Mil gaviotas están muertas
en las playas desiertas.

Algunos comienzan a vivir
y otros se mueren en el intento del comienzo.

(1951)

sábado, 1 de agosto de 2015

VIVENCIA: Natalia y Juan Simón



Natalia y Juan Simón están presos.
La Ley los sorprendió en un beso.
Los separaron, se los llevaron
y les tomaron declaración.

Natalia preguntó: "¿Qué hemos hecho?".
Y Simón se quejó: "¡No hay derecho!".
Nos aconsejan guardar postura
como un ejemplo de educación.

Luego la turba moralista descargó
con mano firme, comentarios de rigor.

Natalia y Juan Simón se fugaron.
Cargados de emoción, se besaron.
Fueron al campo y caminaron
sin rumbo fijo, de cara al sol.

Natalia y Juan Simón no volvieron.
La gente los llamó y no respondieron.
Pues en el campo viven sin redes
entre paredes de girasol.


Eduardo Fazio: guitarra y voz
Héctor Ayala: guitarra y voz


jueves, 9 de julio de 2015

LOS CABALLEROS DE LA QUEMA: Fulanos de nadie




Vivías lejos, nunca supe bien
si tenías nombre, me lo olvidé.
Son las cinco y Palermo tiene poco que contar,
en casa hay dos vinos si prometés que no te enamorás.

Subimos a un taxi fantasma,
asomaban los hijos del sol.
Otra noche, otra almohada lejos del nido
y yo sin caparazón.

Siempre esta pata de palo fue más zorra que mi corazón
y así quedamos, fulanos de nadie...
Y está jodido mojarle una oreja a la soledad,
digamos poco, preciosa, y brindemos por lo que viene y se va.

Por ser de estreno el asunto no estuvo tan mal,
no hay besos campeones en un primer round.
Después nos dormimos, creo que ni te abracé.
Afuera llovía como la penúltima vez.
Junto los vidrios en un vaso, mientras desayunás un papel.
Y planeamos un viaje a Gesell que jamás vamos hacer.

Siempre este parche en el ojo fue más lejos que mi corazón
y así quedamos, fulanos de nadie...
Y está jodido mojarle una oreja a la soledad,
no digas nada, preciosa, y brindemos por lo que viene y se va.

Lo que nos cura se va, siempre se va, lo que nos cura se va,
siempre se va, lo que nos cura se va,
se queda un rato, nos mima, nos miente
y después se va...

Siempre esta pata de palo fue más zorra que mi corazón
y así quedamos, fulanos de nadie..
Y está jodido mojarle una oreja a la soledad,
llenate el vaso, preciosa, y brindemos
por lo que nunca será.


Alejandro Sorraires: saxo
Javier "Nene" Cavo: batería
Martín Carro Vila: bajo
Martín Mendez: guitarra
Martín "Cafusa" Staffolari: saxo
Pablo Guerra: guitarra


domingo, 5 de julio de 2015

LOS ENANITOS VERDES: Aún sigo cantando


En aquel cajón está tu foto
llenándose de tierra. 
Hace tanto que no la veo
como a vos, como a vos...

Te acordás qué tiempos aquellos...
qué tiempos aquellos...
donde todo era un buen motivo
para decir "Te quiero". 

¿Qué le habrá pasado a la vida
que sin quererlo ya ni me acuerdo
cuando con mi viejo iba a la cancha
a ver a aquel Atlético?... 

Te acordás del flaco Spinetta
cuando cantaba: "Todas las hojas son del viento".
Ahí toda nuestra filosofía
era solo ser rockeros. 

Pero cómo han cambiado los tiempos,
todos luchan por mantener sus puestos.
Hay muchos que ahora son ingenieros
pero qué pocos quedaron rockeros. 

Pero yo aún sigo cantando
y lo voy a seguir haciendo.
Una lección me dio la vida: 
tenés que hacer lo que el corazón diga. 

Y ayer quizás pensando en tu foto
por la calle te encontré andando. 
Qué poco ha cambiado nuestra onda
solo cambiaron un poco nuestros cuerpos. 

Espero que el tiempo ahora no borre
a esta gente que tanto amo
porque sin ellos no valgo nada
su alma es mi alimento.


Felipe Staiti: guitarra
Marciano Cantero: bajo, teclados y voz

Ex integrantes
Daniel Piccolo: batería

miércoles, 1 de julio de 2015

SERÚ GIRÁN: Eiti Leda



Quiero verte la cara 
brillando como una esclava negra,
sonriendo con ganas.

Lejos, lejos de casa 
no tengo nadie que me acompañe a ver la mañana
y que me dé la inyección a tiempo, 
antes que se me pudra el corazón,
ni caliente estos huesos fríos, nena.

Quiero verte desnuda 
el día que desfilen los cuerpos
que han sido salvados, nena.
Sobre alguna autopista 
que tenga infinitos carteles 
que no digan nada.

Y realmente quiero que te rías 
y que digas que es un juego no más.
O me mates este mediodía, nena.

Entrando al cuarto, volando bajo,
la alondra ya está cerca de tu cama, nena. 
Quiero quedarme, no digas nada,
espera que las sombras se hayan ido, nena.

No ves mi capa azul ,
mi pelo hasta los hombros,
la luz fatal,
la espada vengadora.
¿No ves que blanco soy, no ves?

Quiero quemar de a poco 
las velas de los barcos anclados 
en mares helados, nena. 

Este invierno fue malo 
y creo que olvidé mi sombra en un subterráneo.
Y tus piernas cada vez más largas
saben que no puedo volver atrás,
la ciudad se nos mea de risa, nena.



Charly García: teclados y voz
David Lebón: guitarra y voz
Oscar Moro: batería

domingo, 14 de junio de 2015

BERSUIT VERGARABAT: El viento trae una copla



El viento trae una copla,

devastador huracán
sacude y me parte un ala
que me hizo caer
hasta que me arrastré.

Nuestra bandera flameaba
en medio del temporal.
Del norte el frío mataba,
se hizo dura la piel,
el terror fue la ley.

Y no olvidé nada,
que plantamos ilusión
en la pampa mojada,
que sudaba, como yo,
inevitable ausencia.

Y no me saqué el anillo,
ni el cielo, la Cruz del Sur,
ni mi titilar de grillo,
que por las noches canta,
porque extraña a su amor.

Y sigo lavando copas
de gente mejor que yo,
si puedo, bebo las sobras:
el mezcladito me enciende.

Y me pongo loco,
fantaseo con el mar,
de irme nadando,
de volverte a tocar.
Y me pongo manco,
manos de inutilidad,
dejé allá mi sangre,
y hoy me tengo que inventar...
¡Si soy argentino!

El viento trae una copla...
Nuestra bandera flameaba...
Yo sigo lavando copas...



Alberto Verenzuela: guitarras eléctricas, acústicas y voz
Carlos Martín: batería y percusión
Cóndor Sbarbatti: voz y coros
Daniel Suárez: voz y coros
Juan Subirá: teclados, acordeón, melódica y coros
Oscar Righi: guitarras eléctricas, bajo y voz
Pepe Céspedes: bajo, guitarras, guitarrón, ukelele, voz y coros

Ex integrantes

Rubén Pagano: teclados
Charly Bianco: guitarra
Marcela Chediak: percusión
Rubén Sadrinas: coros


viernes, 5 de junio de 2015

SODA STEREO: De música ligera


de "Canción animal" (1990)

Ella durmió al calor de las masas
y yo desperté queriendo soñarla. 
Algún tiempo atrás pensé en escribirle
que nunca sorteé las trampas del amor. 

De aquel amor de música ligera
nada nos libra, nada más queda. 

No le enviaré cenizas de rosas, 
ni pienso evitar un roce secreto. 

De aquel amor de música ligera
nada nos libra, nada más queda.


Charly Alberti: batería
Gustavo Cerati: guitarra y voz

lunes, 25 de mayo de 2015

SUI GENERIS: Tribulaciones, lamentos y ocaso de un tonto rey imaginario, o no




Yo era el rey de este lugar,
vivía en la cima de la colina.
Desde el palacio se veía el mar
y en el jardín la Corte reía.

Teníamos sol, vino a granel
y así pasábamos los días...
Tomando el té, riéndonos al fin.
¿Por qué murió la gente mía? 

Yo era el rey de este lugar
aunque muy bien no lo conocía.
Y habían dicho que atrás del mar
el pueblo entero pedía comida.

No los oí, qué vil razón,
les molestaba su barriga.
Yo era su rey, así lo dijo Dios,
yo era el amor, la luz divina.

Yo era el rey de este lugar
hasta que un día llegaron ellos:
gente brutal, sin corazón
que destruyó el mundo nuestro.

¡Revolución! ¡Revolución!,
cantaban las furiosas bestias.
La corte al fin fue muerta sin piedad
y mi mansión hoy es cenizas.

¡Libertad! ¡Libertad! 

Yo era el rey de este lugar.
Tenía cien capas de seda fina.
Y estoy desnudo si quieren verme
bailando a través de las colinas...



Charly García: guitarra, teclados y voz
Nito Mestre: voz, guitarra y flauta



domingo, 17 de mayo de 2015

IRREAL: El gigante de ojos azules


(Versión en vivo, 1979)

Un gigante de ojos azules
amaba a una mujer pequeña,
que su sueño era una casita
pequeña como para ella,
que tuviera en un frente un jardín,
un jardín con madreselvas.

El gigante de ojos azules
amaba a esa mujer pequeña,
que muy pronto ya se ha cansado
de tan desmesurada empresa,
que no terminaba en jardines,
jardines con madreselvas.

Adiós, ojos azules, dijo,
y con gracia muy voltereta
del brazo de un enano rico
entró en la casita pequeña,
que en el frente tenía un jardín,
un jardín con madreselvas.

El gigante comprende ahora
que amores de tanta grandeza
no caben ni siquiera muertos
en esas casas de muñecas,
que en el frente tienen jardines,
jardines con madreselvas.


Beto Corradini: guitarra
Jorge Llonch: bajo
Juan Chianelli: teclados
Piraña Fegúndez: percusión y flauta
Sergio Sainz: bajo



martes, 5 de mayo de 2015

VIVENCIA: La realidad en la calle


Busco un amigo
que me responda,
que me respete,
que no se esconda. 

Más que un amigo,
un ser humano
que necesite
brindar su mano. 

No quiero falsos
ni oportunistas
que hablan a medias,
bajan la vista. 

Buscan mis pasos
la compañera
que hable de frente, 
que sea sincera. 

Que tenga el alma
llena de niños
porque mis manos
tiemblan de frío. 

No quiero lindas
ni bolicheras,
que noche a noche
bailan su pena. 

Hay hombres malos,
hay hombres buenos,
hay que adaptarse
o ser sincero. 

Si sos sincero
pocos te entienden,
te quedás solo
porque se ofenden. 

La lucha es dura,
pues doy la cara,
no desanimo,
tengo esperanzas.

Eduardo Fazio - Héctor Ayala