"Ya comprendí que crear cosas hermosas depende de tener una vida hermosa. Y depende de una vitalidad para vivir esa intensidad y básicamente depende de tener gente al lado que te quiera, no como vos querés para que sea igual a vos... ¡No! De tener gente que te quiera porque es necesario que te quiera, para poder extraer la belleza de algo" (Luis Alberto Spinetta)

domingo, 25 de marzo de 2018

SERÚ GIRÁN: San Francisco y el lobo



Buenas noches
(el lobo comenzó a hablar).
estoy aquí por última vez, verá. 
En el bosque mis días solía pasar,
salvaje y cruel,
seguro en mi soledad.
Tu voz me hizo ver,
tu luz me alejó del mal.
Los niños sonreían al mirarme,
el amor me hacía llorar. 
Pero un día el hombre
mal me empezó a tratar,
abrieron heridas que no cerrarán jamás. 
Padre, volveré a ser feroz,
mi garra será mortal;
volveré a dar temor,
el miedo será mi hogar.
el bosque escuchará
aullidos de tempestad.
Volveré a ser feroz,
un rayo en la oscuridad.


Charly García / teclados y voz
David Lebón / guitarra y voz
Pedro Aznar / bajo
Oscar Moro / batería


domingo, 4 de marzo de 2018

PAEZ, Fito: Tumbas de la gloria


Tu amor abrió una herida
porque todo lo que te hace bien
siempre te hace mal.

Tu amor cambió mi vida como un rayo
para siempre, para lo que fue y será. 

La bola sobre el piano, la mañana aquella
que dejamos de cantar. 
Llegó la muerte un día y arrasó con todo, 
todo, todo, todo un vendaval, 
y fue un fuerte vendaval. 

Algo de vos llega hasta mí,
cae la lluvia sobre París,
pero me escapé hacia otra ciudad
y no sirvió de nada
porque todo el tiempo estabas dando vueltas
y más vueltas que pegué en la vida para tratar de reaccionar,
un tango al mango revoleando la cabeza como un loco
de aquí para allá, de aquí para allá. 

Después vinieron días de misterio y frío, 
casi como todos los demás,
lo bueno que tenemos dentro es un brillante, 
es una luz que no dejaré escapar jamás. 

Algo de vos llega hasta mí, 
cuando era pibe tuve un jardín
pero me escapé hacia otra ciudad
y no sirvió de nada
porque todo el tiempo estaba yo en un mismo lugar, 
y bajo una misma piel y en la misma ceremonia.
Yo te pido un favor: que no me dejes caer 
en las tumbas de la gloria.

(1963)